Leyenda del Cristo de la Luz

Campana Gorda

 

El Cristo de la Luz ha vuelto a la Mezquita, protagonista de Milagros y Leyendas se podrá contemplar de nuevo en La Mezquita ya que durante mucho tiempo pudo verse en el altar mayor de la misma. El Cristo de la Luz fue trasladado de la ermita–mezquita a la Parroquia de San Nicolás y posteriormente depositado en el Museo Santa Cruz.

La imagen que hoy nuevamente podemos contemplar en la ermita–mezquita del Cristo de la Luz es una copia fiel de la original ,realizada por los talleres “Arteaznarez” de Madrid que ya ha sido bendecida y ubicada como hemos indicado en la Mezquita.

Uno de los Milagros más famosos que se atribuye a esta imagen es el siguiente:

La tradición cuenta que el rey Alfonso VI entró victorioso en la ciudad el 25 de mayo de 1085 lo hizo por la puerta antigua de Bisagra, conocida actualmente como la Puerta de Alfonso VI, acompañado de un gran séquito de importantes personajes. El recorrido que realizó fue, una vez atravesó la Puerta, llegar hasta la cuesta del Cristo de la Luz. Traspasó la puerta de Valmardón y cuando su caballo pasaba por la mezquita, se arrodilló negándose a avanzar. El monarca intentó todo lo posible para que su caballo se moviera pero n hubo manera, así que movido por la curiosidad y pensando que era una señal divina decidió entrar en la Mezquita de tal manera, que una vez dentro se observó que de uno de los muros salía un resplandor que ilumina el templo. Alfonso VI ordenó excavar en el lugar y se encontró oculto tras un muro el crucifijo que se pensaba que los Visigodos habían escondido huyendo de los árabes, mantenía viva la llama de una lamparilla, tres siglos después.

El crucifijo se colocó en la mezquita cuando ésta fue consagrada y dispuesta para el culto cristiano, tomando desde ese momento el nombre de Ermita del Cristo de la Luz.

Si te ha gustado esta leyenda y quieres conocer este lugar, no dudes en contactar con nuestros guías, ellos te contarán todo sobre este templo.